Cultura

Nihon no soushiki - Funeral Japonés


Irasshaimase Amantes de Japón !

Visto que muchos nos preguntáis sobre las bodas y funerales japoneses hemos decidido abrir este post donde profundizaremos en el ritual japonés que se práctica en los funerales, contestaremos a las preguntas más importantes y frecuentes de este tema, como por ejemplo;  "¿Cómo son, qué tipo de rituales se realizan?" así como aclaraciones del tipo de vestimenta y las formas de proceder en este tipo de actos para que de este modo tengáis toda la información sobre este tipo de "eventos" tan importantes en lo que es la vida y la muerte en Japón.

Para los japoneses que tienen como religiones principales la sintoísta y budista, una boda sintoísta y un funeral budista son la costumbre más habitual; nueve de cada diez funerales japoneses suelen ser de carácter budista debido a las creencias del propio budismo que han cogido desde el inicio en el que se introdujo en Japón mucha fuerza e importancia, siendo una de las costumbres funerarias japonesas más practicadas al menos hasta un 90%. Los familiares, normalmente, suelen incinerar a los difuntos debido a la creencia budista de que el cuerpo vuelve a la tierra después de la muerte, mientras que el espíritu se mueve independientemente del estado del cuerpo.
 Un funeral japonés se denomina 葬仪 Sōgi o 葬式 sōshiki. Incluye, un velatorio, la cremación de los difuntos, un entierro en familia, y un servicio conmemorativo periódico. La organización del funeral y el contacto con el templo generalmente es responsabilidad del hijo mayor.



Antes del funeral

Hablando tradicionalmente, los miembros de la familia lavan el cuerpo del difunto después de su muerte, pero con mayor frecuencia en la época moderna sobre todo, los empleados del hospital hacen esta parte del ritual. Los labios del difunto se humedecen con agua, en una ceremonia llamada el agua del último momento "Matsugo-no-mizu". La ropa de los difuntos suele ser un traje o kimono (menos común) para los hombres y un kimono para las mujeres y se puede aplicar maquillaje.


El cuerpo colocado con la cabeza hacia el norte o, como segunda opción, hacia el oeste (budismo), se pone en hielo seco en un ataúd con algún objeto personal que se pueda quemar, sandalias, y seis monedas para el cruce del Río de Tres Cruces, río imaginario que, en la tradición budista, debían cruzar las almas de los fallecidos el séptimo día posterior a su muerte. Tiene tres lugares de cruce con profundidades diferentes, deben cruzarlo en uno de estos tres lugares, de acuerdo con las malas causas cometidas en esta existencia. Aquellos que realizaron más acciones negativas, deben cruzar por la parte más profunda.

En vida, tanto hombres como mujeres se cruza la parte delantera del kimono o yukata con el lado izquierdo sobre el derecho. En las ocasiones en que se viste el cadáver con un kimono, se coloca de derecha a izquierda, así que: ¡cuidado si os vestís con kimono o yukata no colocarlo como el del muerto en un funeral!




Mientras que en otros tiempos se usaban ropas blancas para los funerales, hoy en día todos los invitados al funeral visten de negro. Los hombres usan un traje negro con una camisa blanca y un lazo negro, y las mujeres usan vestido o kimono negro. 
Los familiares (el hijo mayor o, en ausencia de un hijo, la hija mayor), comienzan a planear el funeral casi inmediatamente después de la muerte con una funeraria. Para evitar la mala fortuna para los que sobreviven, la familia podrá evitar la celebración del funeral en ciertos días que pueden ser más adecuados para ocasiones más felices, según las creencias budistas y sintoístas.

Los asistentes al funeral llevan dinero de condolencia en un sobre especial decorado en negro y plata que dejan en la entrada del velatorio.Dependiendo de su relación con el fallecido pueden ser entre 3.000 y 30.000 yenes. Una vez dentro se sientan detrás de los familiares cercanos. El sacerdote budista canta un sutra y los familiares ofrecen cada uno incienso tres veces en la urna delante de la persona fallecida. Al mismo tiempo, los invitados llevan a cabo el mismo ritual en otro lugar detrás de los asientos de los familiares.

El velorio termina una vez que el sacerdote ha completado el sutra. A la salida cada asistente recibe un don de un valor aproximado a la mitad o cuarta parte del dinero de condolencia que ha dado. Los parientes más cercanos pueden guardar vigilia durante la noche junto al fallecido.
El funeral por lo general es el día después del velatorio. En La ceremonia el fallecido recibe un nuevo nombre budista (kaimyō) escrito en kanji. Este nombre supuestamente impide el regreso de los muertos, si se le llama por su verdadero nombre. La longitud del nombre depende de la esperanza de vida de la persona, o más comúnmente, de la donación de los familiares al templo, que pueden ir desde un nombre común a uno muy elaborado por 1 millón de yenes. Los altos precios cobrados por los templos son un tema controvertido , sobre todo porque algunos ejercen presión sobre las familias para comprar un nombre más caro. El kanji para estos kaimyō suelen ser muy viejos, rara vez se utilizan y poca gente hoy en día puede leerlos.

Al final de la ceremonia fúnebre, los invitados y familiares pueden depositar flores en el ataúd alrededor de la cabeza y hombros del difunto antes de que el féretro se cierre y sea transportado al crematorio.Una vez allí los testigos de la familia asisten a la introducción del féretro en la cámara de cremación. Esta suele tardar hora y media para cremar un cuerpo adulto, 45 minutos para un niño y 15 minutos para un bebé, y la familia regresa a una hora programada, cuando la cremación se ha completado.
Los familiares escogen los huesos de las cenizas y se los van pasando entre sí hasta la urna con unos grandes palillos. Esta es la única vez que es apropiado para dos personas pasarse el mismo artículo con palillos, hacerlo en la comida se considera una importante infracción de etiqueta. Los huesos de los pies se recogen en primer lugar, y por último los huesos de la cabeza. Esto es para asegurar que el fallecido no entre al revés en la urna. En algunos casos, las cenizas se pueden dividir entre más de una urna, por ejemplo, si una parte de las cenizas van a ir a una tumba familiar y otra parte al templo.
La cremación se hizo más común después de la Segunda Guerra Mundial debido a su eficiencia y limpieza; Hoy en día el 99,00% de los japoneses que mueren son incinerados.
Una tumba japonesa típica (se le denomina haka) consiste en un monumento de piedra, con un lugar para las flores, incienso y agua en frente del monumento y una cámara o cripta debajo de las cenizas. El nombre suele estar grabados en la parte frontal del monumento y la fecha en un lateral. Cuando una persona casada muere antes que su cónyuge, el nombre de este también puede ser grabado en la piedra, con letras rojas. Después del entierro del cónyuge la tinta roja se quita de la piedra. Esto se hace o bien por razones económicas, ya que es más barato grabar dos nombres al mismo tiempo o puede ser visto como una señal de que está a la espera de seguir a su cónyuge en la tumba. Sin embargo, esta práctica es menos frecuente hoy en día.


Los servicios religiosos dependen de las costumbres locales. Por lo general, hay una serie de servicios fúnebres tras la muerte, por ejemplo, durante los primeros siete días después de la muerte, o una serie de servicios dentro de los primeros 49 días, o en el séptimo, el día 49 y 100, dependiendo de la costumbre local.
Como recordarán algunos gracias a las series de anime y a los mangas una imagen del fallecido se coloca cerca del altar de la familia en el hogar. Algunos hogares cuentan con un Butsudan "casa de buda", un armario de madera con puertas que encierran y protegen a un icono religioso a modo de santuario. Las puertas se abren para mostrar el icono durante practicas religiosas.Contiene candeleros, quema-inciensos, campanas, y plataformas para poner ofrendas. Hoy en día, mucha gente ya no lo tienen ya que no cuentan con el espacio suficiente. Otros hogares tienen un santuario sintoísta, llamado Kami-dana. Después de la muerte, el santuario del hogar está cerrado y cubierto con un papel blanco, para mantener a los espíritus impuros de los muertos. Una pequeña mesa decorada con flores, incienso y una vela se coloca al lado de la foto del difunto.


¿Cuánto puede costar un funeral japonés?


El coste medio de un funeral japonés, depende mucho. pero por intentar generalizar a lo más "normal" es de unos 2 millones de yenes. Hay una serie de razones por este alto coste. En primer lugar, los precios en Japón son generalmente los más altos del mundo y hay escasez de parcelas funerarias (casi imposible comprar una tumba en Tokio).Una razón más grande, sin embargo, es que los familiares de los fallecidos son muy reacios a negociar los precios de un servicio fúnebre, ya que no quieren ir comprando precios , como una forma de decir que no buscan lo mas barato para su difunto. Esta situación es objeto de abuso por las empresas funerarias, que venden paquetes más caros. En muchos casos, no hay ni siquiera la mención de un precio hasta que el funeral ha terminado.Muchas empresas tienen tumbas propias en Okuno-En en el Monte Koya, el mayor cementerio de Japón. Estas tumbas son para los empleados y sus familiares, y con frecuencia tienen una lápida relacionado con el negocio de la compañía. Dependiendo de la costumbre local la urna puede permanecer en el domicilio familiar durante varios días, o ser llevada directamente al cementerio.

Esperamos que os haya gustado este super post explicando como son los funerales en Japón, un enorme saludo a todos nuestros lectores, gracias por el apoyo incondicional de cada día y por ayudarnos a compartir los post y darles like

Firmado: Raky & Hiro.

About mi_amante_japon

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.